Todas las drogas ejercen un efecto en nuestro sistema nervioso central, cada una de ellas proporciona acción en el sistema límbico, parte fundamental del cerebro que controla las emociones y los impulsos más primarios.