Cuando se produce una infidelidad o, en muchas ocasiones, cuando se descubre, hay una auténtica explosión nuclear dentro de la relación y se inicia un proceso que le lleva a la persona “víctima” a replantearse el funcionamiento de la relación.


La infidelidad es un problema que afecta a muchas relaciones, y se basa en la ruptura de una de las bases de la pareja, la confianza y por otro lado de la fidelidad. Este es uno de motivos principales por los que una pareja acude a comenzar un proceso de terapia de pareja (valoración).


Una infidelidad no es, una situación fácil de superar. Pero, es cierto, que con paciencia y dejando pasar el tiempo puedes superar.

Muchas parejas se preguntan si, en realidad, es posible superar una infidelidad tras conocer la implicación de otra persona en su relación, pero la respuesta a esta pregunta depende fundamentalmente del restablecimiento del vinculo de confianza entre los dos miembros y el grado de afectación de éste, pues en algunos casos queda perpetuamente dañado y la separación es la mejor solución para ambos.


La decepción es la emoción más habitual cuando aparece la infidelidad, pues el vernos engañados produce una acumulación de emociones negativas hacia la pareja que degradan la imagen que teníamos hasta ese momento de él o ella, y volver a restaurarla no siempre resulta fácil ni posible.


Que puede llevar a que una persona sea infiel?


Las causas de una infidelidad son múltiples, no entienden de género y finalmente la principal es una elección personal. Pero si podemos enumerar los motivos más comunes que manifiestan las personas infieles cuando acuden a valoración:


- Aburrimiento en la relación y el descuido, que nos anima a encontrar a una tercera persona que llene ese vacío emocional.— Necesidad de evadirse de la rutina del día a día de la relación que se ha vuelto negativa. 


- Problemas evidentes en la relación que hacen que sea más fácil que una tercera persona resulte más atractiva en cualquier aspecto que la pareja actual.


- Insatisfacción sexual. Con la nueva relación íntima, se busca complacer sexualmente , puesto que, en la relación formal, se ha desgastado o es inexistente, generalmente esto va acompañado de otros problemas.


- Despecho por infidelidad anterior del otro miembro de la pareja.

Se puede superar una infidelidad?


Sí, es posible perdonar y rehacer, lo que es difícil es olvidar y superar los sucesos acontecidos, porque el pasado, es el que va a formar y condicionar el presente y el futuro.


Aunque, sí que es cierto, que son muchas las personas que apuestan por la persona que quieren y ello no significa que se acepte, se justifique o que no tenga consecuencias, muy al contrario la elección del perdón implica un duro trabajo para la pareja, tanto para quién decide perdonar y seguir avanzando en su relación, como para la persona infiel.


Consejos para superar una infidelidad:


Estos son los aspectos fundamentales que hay que trabajar para superar una infidelidad: 


- Enfrentarte a la situación. La infidelidad ya ha ocurrido y ya no puede volverse atrás para evitarla. Tienes que, a partir de ahora, mostrar una actitud de afrontamiento ante esta situación y la vida futura, sin dejarte amilanar o mostrarte más pequeño/a o indefensa. Muchas personas, no lo afrontan y pueden caer en una depresión o simplemente “deciden” continuar sus vidas con eterna tristeza o rencores profundos que cada día les hacen más daño.


    - Promueve la sinceridad. La sinceridad por ambas partes siempre es la mejor manera de afrontar cualquier problema que pudiera suceder en la pareja. En las parejas, como ya hemos visto, hay muchos condicionantes que pueden llevar a buscar un estímulo externo en las relaciones personales, y aunque ello no es justificante para tomar tales medidas, el sincerarse con el otro podría favorecer el trabajo en común sobre los puntos débiles de la relación o que el otro considera defectuosos para subsanarlos y llegar a un acuerdo satisfactorio para ambos. Hablar de qué has dejado de sentir lo de antes puede hacer que busquéis soluciones y evitar el malestar que ocasiona la infidelidad. 


    - Romper con la tercera persona. Romper la relación con la tercera persona es imprescindible siempre que se haya producido una infidelidad. produzca una infidelidad, aunque esta se haya producido de forma ocasional.


    - Empezar de 0. Una vez que la pareja ha manifestado la situación y debatido ampliamente el tema dejando al margen resentimientos iniciales, es preciso dejar claro que si se dan una segunda oportunidad se tiene que partir de 0 mediante un compromiso asumido por ambas partes, lo cual implica que la persona que ha sido infiel sea consecuente con la oportunidad que se le está brindando y no vuelva a cometer el mismo error. Hacer el esfuerzo de continuar sin mirar atrás, evitando a toda costa mencionar lo sucedido y caer en acusaciones o reproches, pues uno de los principales problemas a los que las parejas suelen enfrentarse tras haber vivido este tipo de situaciones es al clásico “perdono pero no olvido”.


    - Buscar ayuda profesional. En muchas ocasiones, es imprescindible la terapia de pareja, para trabajar de forma individual con cada miembro de la relación el dolor y el malestar debido a la situación y en pareja para mejorar las secuelas que ha dejado la situación vivida y las debilidades de la relación que han podido llevar a que la infidelidad se produzca. Mi misión cómo Psicólogo - Neuropsicólogo, es ayudar en la superación de esta crisis, en la consolidación personal y en la restauración de pareja.


    Y tú…¿Has vivido una situación de infidelidad? ¿Tú relación la ha superado? Cuéntanos tu testimonio que ayudará a otras personas.